Páginas

Faro sin mar..

sábado, 22 de febrero de 2014

Plagio a una lectora



Es común la repulsa 
contra los que escriben belleza al dictado,
caducos besos de segunda mano.

Yo he de admitir que llegué más lejos,
robé los sentimientos de alguien que los descifraba
con la emoción de quien ve estallar una primavera
en el cáliz de una flor. 

Hay quien mancilla un poema 
cuando lo mira
y quien lo eleva a otro altar 
con la música de su estremecimiento.

Se pregona el talento 
de quien concita a la belleza
y no erigimos un templo 
a quien bajo su piel hace carne al verbo. 

En una ocasión me conmovió
de tal manera observar unas lágrimas 
empapando unos versos
que confieso que plagié a esa lectora de Vallejo. 

© Mariano Crespo


                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada